El cuatro de septiembre quince millones de chilenxs decidirán entre  “Apruebo” ó “Rechazo” a la Propuesta de Nueva Constitución (PNC)[1] elaborada por una Convención Constituyente (CC) en un proceso paritario, participativo y democrático.

Fue la movilización social de 2019 la que forzó la puerta de un cambio constitucional, hasta entonces imposible. Exigió igualdad de derechos en uno de los países más desiguales del planeta y cuestionó una organización del poder que implantó una clase política sorda a los clamores de la sociedad. Expresó su fuerza tanto en el “Plebiscito de entrada” de octubre de 2020, como al elegir los miembros de la CC en mayo de 2021. Culminó con el desplome de los partidos de los treinta años y la elección del presidente Gabriel Boric. La redacción de la PNC escapó al control de quienes se oponen a los cambios y los partidarios del “gatopardismo”.

Desesperados por imponer nuevamente su hegemonía en el discurso público es que arrecia una campaña de desinformación con ribetes racistas y clasistas y con mentiras sobre la PNC, de engañosas promesas de “Rechazo para reformar”, difundidos por una prensa escrita, radial y televisiva monopolizada por los partidarios del status quo.

Mientras el “Apruebo” se vuelca al “puerta/puerta” partidos favorables al “Apruebo”, buscando extender el apoyo a la PNC, prometen reformarla desde aunque ella prevé que sus normas serán precisadas por un centenar de leyes y elimina las barreras que impidieron cambiar la actual constitución durante décadas.

Argumentaremos que la izquierda debe apoyar el “Apruebo” porque permitirá pasar de una democracia restringida a una democracia participativa, coincidente con las demandas ciudadanas. Con ello creará las condiciones para instaurar un Estado social y democrático de derecho, plurinacional, intercultural, regional y ecológico en el que será deber del Estado, proteger y garantizar los derechos individuales y colectivos.

I. De la Democracia Restringida[2] a una Democracia Participativa[3] en Chile

Dígase lo que se diga, la opción del “plebiscito de salida” es entre “Apruebo” o “Rechazo” a la PNC. Las tergiversaciones del discurso público de los herederos de la dictadura cívico-militar; las fuerzas defensoras del estatus quo y los partidarios del gatopardismo no son más que espejismos que ocultan la continuidad. Es por ello que el “Rechazo” esconde a sus líderes políticos. Buscan desesperadamente, mantener una constitución tramposa[4], que ha asegurado sus privilegios en estos últimos treinta y dos años.

Collage de imágenes que destacan la extrema concentraci[on de la prensa escrita, radial y de televisi[on en Chile

Y es que el contexto cambió con la emergencia del sujeto social en la política.[5] Las fuerzas del “Rechazo” y del “Rechazo para mejorar”, se negaron en octubre de 2020 al cambio constitucional y a que ella fuese redactada por representantes elegidos. Fracasaron en conseguir un tercio de los miembros de la CC elegida el 15 y 16 de mayo. Apoyaron la ultraderecha, derrotada en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Lanzaron una despiadada campaña racista y clasista contra una CC que escapó a su control, a pesar de las limitaciones impuestas por la Ley 21.200. Sin embargo, hasta la calificadora estadounidense Moody’s afirmó que el “Rechazo” generará más incertidumbre.

Por ubicarse como un nuevo paso en el restablecimiento de la soberanía ciudadana el “Apruebo” en cualquiera de sus formas, contribuirá a liberar el sistema político de las barreras que le distancian de la sociedad. Ella prevé la reducción de los quórums supramayoritarios; la extensión de la participación electoral en iniciativas ciudadanas de reforma constitucional y de leyes; la descentralización y la participación en condiciones de autonomía en los territorios. Ello asegura las condiciones necesarias y suficientes para la creación de un Estado social y democrático de derecho, de carácter plurinacional, intercultural regional y ecológico. Una República solidaria donde sea deber del Estado proteger y garantizar los derechos.

a. Una Actual Constitución Protegida contra la Soberanía Ciudadana

La actual Constitución de 1980, fue redactada[6] a puertas cerradas, por un grupito designado por la Junta Militar. Es una “democracia protegida”, “contra la irracionalidad que se atribuía al pueblo”.[7] En palabras de Jaime Guzmán en 1979. se trató de “que si llegan a gobernar los adversarios, se vean constreñidos a seguir una acción no tan distinta a la que uno mismo anhelaría porque – valga la metáfora – el margen de alternativas que la cancha imponga de hecho a quienes juegan en ella sea lo suficientemente reducido para hacer extremadamente difícil lo contrario”.[8]

Captura de ecrán de medios sociales con cinco presidentes de Chile: Patricio Lagos, Michelle Bachelet, Sebasti[an Piñera y Eduardo Frei.

El itinerario de sucesivos intentos de reformas constitucionales, desde la derrota de Pinochet en el plebiscito del 5 de octubre de 1988, es el de una historia fallida… hasta la insurrección popular de 2019.

Por un lado, las 54 reformas del pacto de gobernabilidad entre la Concertación y la dictadura, plebiscitada el 30 de julio de 1989, establecieron un sistema político de democracia restringida,[9] limitada o de transición abortada a la plena democracia porque su requisito era la desactivación de los movimientos sociales contra la dictadura.[10] Se instalo un nuevo sistema político, que hasta 2019, fue imposible cambiar.[11]

El sistema político sigue respondiendo a una lógica de  separación entre clase política y sociedad. Es así como, treinta y dos años después, a pesar del proceso constitucional, las reglas de la elección del Congreso Nacional probaron su eficacia al asegurar que los herederos políticos de la dictadura mantengan su derecho a veto.[12]

En caso de victoria del “Rechazo” las posibilidades de que el gobierno de Gabriel Boric, de la coalición “Apruebo Dignidad” apoyada por el llamado “socialismo democrático”, sea más eficaz en impulsar los cambios que no consiguieron los anteriores gobiernos de la “Concertación” y la “Nueva mayoría”, siguen siendo difíciles por los quórums supramayoritarios exigidos.[13]

b. El Imposible Cambio Constitucional hasta 2019

Luego de reformas puntuales, de intentos abortados, fue en 2005 que el gobierno de Ricardo Lagos arrancó al Congreso un nuevo paquete de 58 reformas constitucionales (Ley 20.050). Sin embargo, aunque Ricardo Lagos estampara su firma en reemplazo de Pinochet y afirmara que “tenemos hoy por fin una Constitución democrática”,[14] no cambió el carácter restringido del sistema político. Prueba de ello, es que esa “Nueva” Constitución no fue sometida a la soberanía popular. Ella terminó inscribiéndose en la creciente distancia entre clase política y sociedad.

El creciente cuestionamiento del sistema político llevó a una veintena de reformas e incluso, al fallido intento de cambio Constitucional con consulta ciudadana durante el segundo mandato de la presidenta Michelle Bachelet.[15] Un proyecto de ley de Cambio Constitucional que incluía, entre otros aspectos, la eliminación de los quórums supramayoritarios, entregado al Congreso solo cinco días antes del fin del mandato de la presidente Bachelet.[16]

La reactivación de los movimientos sociales comenzó en los noventa.[17] Por el movimiento social Mapuche. De los estudiantes con el “mochilazo”, por los “pingüinos”, y la revuelta estudiantil de 2011. Por la marea feminista contra el patriarcado y la violencia de género. Con el movimiento contra las AFP y sus pensiones de miseria. Contra las zonas de catástrofe del extractivista neoliberal y la privatización del agua. De denuncia de las desigualdades sociales; de la corrupción y la sordera de una clase política concebida como “carrera profesional” altamente remunerada.[18] La movilización contra “los treinta pesos” por un grupo estudiantil, fue la chispa que aunó las demandas sectoriales del multitudinario “estallido social” de octubre de 2019.

Collage de imagen de movilizaci[on social, de plaza dignidad y acuerdo del 15 de noviembre de 2019 en el congreso y texto ¿Chile: Nueva constitución sin el movimiento social?

Es así como, por primera vez, desde 1990, que la clase política, para salvar su Estado de Derecho, propuso el “Acuerdo por la Paz y la nueva constitución”… pero sin el movimiento social.[19]

c. La Actual Constitución Separa la Política de la Sociedad

Algunos argumentan que el “estallido social” resulta del malestar propio del progreso engendrado cuando la modernidad neoliberal no llega a todos.[20] Otros lo ven como la irrupción contra el neoliberalismo de nuevos actores surgidos de la modernidad (Carlos Ruiz).[21] Lo cierto, es que la perspectiva histórica, revela el agotamiento del modelo neoliberal extractivista, las enormes desigualdades socio económicas en ruptura con valores individualistas y del mercado, así como la corrupción y abusos de las elites y los desencuentros entre política y sociedad.[22] Todo ello se tradujo en un retorno del sujeto social en la política.

Por un lado, la actual constitución, consagra explícitamente la separación de la actividad política de la social: Los partidos políticos “no podrán intervenir en actividades ajenas a las que les son propias”; y declara ilícitos, “asociaciones, movimientos o personas que persigan o realicen actividades propias de los partidos políticos” (Art.19. inciso15)[23]

Por otro lado, los altísimos quórums (dos-tercios, tres-quintos y cuatro-séptimos) y la ausencia de iniciativas ciudadanas de ley o de reforma favorecieron una “cocina” política autorreferente, centrada en el Congreso y bajo la influencia de poderes fácticos. Es así como la actual Constitución impermeabiliza al Estado contra las demandas sociales, por no hablar de reaccionar a los urgentes desafíos propios del siglo XXI.[24]

Un somero análisis evidencia la crisis de representatividad de los partidos políticos en enorme desajuste con la sociedad.[25]  La confianza en los partidos bajó hasta el 2% en 2019. Y es que la reforma de la Ley Orgánica de Partidos políticos de 2016, aunque atacó los lazos en política y negocios y un mayor control de los militantes sobre los partidos, no resolvió su desarraigo. Hasta hoy la actual constitución privilegia la estabilidad antes que la escucha de las demandas que emanan desde la sociedad, entre otros, según Noam Titelman.[26]

d. Una Propuesta de Nueva Constitución Surgida de la Sociedad

La Propuesta de Nueva Constitución (PNC) entregada al presidente de la República el 4 de julio, es la primera de la historia de Chile, que es elaborada por una Convención Constitucional (CC), representativa de diversos sectores de la sociedad chilena.

Ella innova respecto de todas las Constituciones anteriores, elaboradas entre cuatro paredes. La Propuesta de Nueva Constitución fue el resultado del trabajo de un año de una instancia paritaria de 77 hombres y 77 mujeres; con representación de los 11 pueblos originarios y una alta presencia de independientes de los partidos políticos que gobernaron estos últimos 32 años. Ella fue externa al sistema político y representa la sociedad. Su contenido recoge las demandas sociales coincidiendo con la profunda ola transformadora del 18 de octubre de 2019.

La PNC afirma que Chile es un Estado social y democrático de derechos. Es plurinacional, intercultural, regional y ecológico. Es solidaria, valora la dignidad, la libertad la igualdad sustantiva de los seres humanos y su relación indisoluble con la naturaleza.

Es así como – y a diferencia de la actual Constitución que establece la subsidiariedad del Estado en su artículo 19 – la PNC consagra como fundamento y orientación del accionar del Estado el de proteger y garantizar los derechos humanos individuales y colectivos: Es deber del Estado: “generar las condiciones necesarias para que se ejerzan los derechos a la salud, educación, seguridad social, a la vivienda digna, a la negociación sindical por ramas, sectores y territorios, entre otros. Consagra la paridad, los derechos de las mujeres, niñas y las diversidades de género. Innova reconociendo los derechos de la naturaleza y la responsabilidad del Estado ante la crisis climática. Reconcilia Chile con su historia reconociendo por primera vez los derechos colectivos de los pueblos indígenas, en el marco de un Estado único e indivisible. 

e. La Nueva Constitución Reorganiza el Poder

La crisis terminal del sistema político instalado en 1990, está ligada indisolublemente al necesario  cuestionamiento por la sociedad de las reglas de funcionamiento y la organización del poder como “núcleo duro” de la Constitución.[27]  

Es así como el “estallido social” de 2019 confirma que es la sociedad la que busca constantemente transformarse en Estado cuando hay crisis de hegemonía. También lo confirmó el proceso constitucional del 15 y 16 de mayo de 2021 cuando, de los 155 miembros de la Convención Constitucional, 103 de ellos no tenían militancia política. Aunque fueron elegidos bajo las reglas de la elección de la Cámara de Diputados, y debiera haber favorecido los partidos políticos constituidos.

Collage de imágenes de reivindicaciones del "estallido social" de 2019.

La PNC responde igualmente al profundo desencuentro entre la sociedad y el sistema político de la actual constitución. Responde al desafío de reformular el marco de las relaciones entre Estado y sociedad fortaleciendo la soberanía popular para que imperen los derechos sociales y la igualdad sustantiva. Establece una profundización democrática con crecientes espacios de participación, más allá de la exclusiva participación electoral.

La Propuesta de Nueva Constitución innova, al reorganizar el poder favoreciendo la soberanía ciudadana. Con ello intenta asegurar que el reconocimiento de los derechos no quede como una promesa incumplida.

Hay consenso en que los nuevos constitucionalismos latinoamericanos, pese a reconocer la plena vigencia y responsabilidad del Estado en garantizar los derechos sociales, tienden a incumplir sus promesas, precisamente porque no considerar la necesaria reorganización del poder.[28]

La PNC no sólo termina con las trabas, que cristalizaron en la separación entre política y sociedad por la vía de la reducción explícita o implícita de quórums supramayoritarios. Al incluir las iniciativas ciudadanas de reforma constitucional y de leyes, favorecer la descentralización y aumentar la participación ciudadana en los territorios, favorece la soberanía ciudadana.

f. La propuesta de Nueva Constitución Libera el Sistema Político

Los quórums supramayoritarios, han otorgado un derecho a veto a los herederos de la dictadura cívico-militar, confirmando una y otra vez la desconfianza intrínseca de la actual Constitución en la democracia ciudadana. Es así como la victoria del “Apruebo”, establecerá un nuevo marco político con quórums reducidos e iniciativas ciudadanas de ley y de cambios constitucionales inexistentes en la actual constitución.

La Propuesta de Nueva Constitución (PNC) establece quórum máximos de cuatro séptimos para el cambio constitucional, incluyendo la consulta ciudadana mediante plebiscito en materias claves. Ella fija la mayoría simple de los miembros en ejercicio  para la definición de las leyes. Se agregan además, las iniciativas ciudadanas del ley y de reforma constitucional, inexistentes en la actual constitución.

Captura de ecrán de la elección de Elisa Loncon como presidenta de la Convención Constitucional

Recordemos que bajo la actual constitución es muy difícil modificar las leyes orgánicas constitucionales requieren cuatro-séptimos de diputados y senadores para ser modificadas. Ellas abarcan más de veinte temas que en democracia deben ser materia de leyes de mayoría simple. Entre otras, las que conciernen la educación (20.370), las votaciones populares y escrutinios (18.700), la ley de partidos políticos (18.603), las concesiones mineras (18.097), del Tribunal Constitucional (17.977), Del Congreso Nacional (18.918),  Municipalidades (18.695).

También recordemos que, cuando las leyes interpretan preceptos constitucionales y con la Ley de votaciones populares y escrutinios, están protegidas por quórums de tres-quintos en la actual constitución. Esto ocurre con las leyes que afectan el artículo 19 de la constitución que consagran el carácter subsidiario del Estado y requieren tres-quintos para su modificación. Entre otros, el Código de aguas que permite la comercialización del agua con negociaciones típicas del mercado.[29] También cuando concierne la libertad de elección del sistema de salud: “sea Fonasa, una Isapres, un seguro de salud o no escoger ninguno”. La PNC establece la mayoría simple en estas materias.

g. La Propuesta de Nueva Constitución Favorece la Democracia Participativa

La Propuesta de Nueva Constitución favorece la democracia participativa. Ella transforma el Estado Centralizado en Estado Regional (Art.1.1.). Al hacerlo, reduce el hiperpresidencialismo de la actual constitución ampliando las facultades del poder legislativo. Por otro, rompe con el bicameralismo “espejo” del poder legislativo de la actual Constitución, haciéndolo más permeable el a la soberanía popular. La cámara de diputados y diputadas pasará a concentrar en 2026, la facultad legislativa nacional, moderada por una cámara de las regiones en materias constitucionales y de interés regional (Art. 268).

También favorece la descentralización, la autonomía y la participación en los gobiernos regionales, en las comunas autónomas y los territorios, marcando el primer intento serio de descentralización, con real transferencia de poder y no una mera desconcentración. Se promueve así la solidaridad, la cooperación, la reciprocidad y el apoyo mutuo entre regiones (Art.188) y las regiones especiales (Arts.239; 238 et 240).

En los territorios indígenas, ello es de acuerdo al Convenio 169 de la OIT suscrito en 2009 y, en ningún caso la autonomía puede atentar contra del carácter único e indivisible del Estado de Chile, ni permitir la secesión territorial. (Art.187).

Captura de ecrán de la entrega de la Propuesta de Nueva Constitución de la presidenta y del vicepresidente de la Convención Constitucional al presidente de la República, Gabriel Boric.

El Capítulo IV de la PNC, incorpora mecanismos de democracia directa o semidirecta en la vida política, económica, cultural y social del país y de los territorios (Arts. 152-159). Permite las iniciativas populares de ley, de reforma constitucional y de elaboración de una nueva Constitución (Art.383-1; 385-1). Cuestiona así, el paradigma de la especialización política exclusiva de la clase política nacional, al borrar la norma de la actual constitución (Art.19. inciso15)[30] que consagra la separación entre clase política y sociedad. Deja las precisiones sobre las organizaciones políticas a una ley de mayoría simple de los integrantes en ejercicio y no a una ley orgánica constitucional (Arts. 163; 164; 268; 271).

II. Del Estado Subsidiario neoliberal al Estado Social Democrático de Derechos

La actual constitución establece en su artículo 19, consagra la primacía del derecho individual sobre el derecho colectivo consagrando el rol subsidiario del Estado que atraviesa la carta magna. Ello opera limitando el rol del Estado en el conjunto de áreas de acceso a derechos sociales: Entre otras, en el acceso a la salud (art. 9-4); en educación (art. 10 y 11); seguridad social (art. 18); libertad de trabajo y sindicalización (art. Art.16). 

Con la PNC, lxs chilenxs pasarán de un Estado subsidiario neoliberal a un Estado social y democrático de derechos, responsable de asegurar el bienestar de todos de acuerdo al principio de la igualdad sustantiva. La PNC recoge las reivindicaciones de mayor igualdad para todos en el acceso y el ejercicio del derecho a la salud, educación, seguridad social, a la vivienda digna, a la negociación sindical por ramas, sectores y territorios.

La actual constitución también consigna el carácter unitario del Estado, que su soberanía radica en la Nación y afirma que Chile es una República democrática (arts. 3 y 4). Desconoce la existencia de los pueblos originarios. La PNC afirma que Chile es plurinacional, intercultural, regional y ecológico. Se declara República solidaria, que valora la dignidad, la libertad la igualdad sustantiva de los seres humanos y su relación indisoluble con la naturaleza.

Por ello es que, a diferencia de la actual Constitución, consagra como fundamento y orientación del accionar del Estado el de proteger y garantizar los derechos humanos individuales y colectivos. Eso implica “generar las condiciones necesarias y proveer los bienes y servicios para asegurar igual goce de los derechos y la integración de las personas en la vida política, económica, social y cultural para su pleno desarrollo” (art. 1). Corresponde exactamente al cambio de paradigma exigido por los movimientos sociales desde octubre de 2019.

Collage de dos imágenes: la masiva movilización del 25 de octubre de 2019 y de celebración de la victoria de Gabriel Boric el 199 de diciembre de 2021

a. Del Acceso Desigual a Derechos Sociales a la Igualdad Sustantiva

La actual Constitución incluye la igualdad ante la ley pero, al priorizar el mercado y los privados (Art. 19), mercantiliza el acceso a los derechos sociales bajo el pretexto de la libertad de elegir. Ello ha hecho de Chile el país más desigual de la OECD y uno de los más desiguales del planeta.[31] La protesta contra ese estado de cosas, fue uno de las demandas centrales del Estallido social de 2019.

texto del preámbulo de la Propuesta de Nueva Constitución.

La Propuesta de Nueva Constitución (PNC) acoge las demandas del estallido social de 2019 consagrando la responsabilidad del Estado en “…generar las condiciones necesarias y proveer los bienes y servicios para asegurar el igual goce de los derechos…” (art.1).

Más específicamente, es deber del Estado asegurar la igualdad sustantiva en términos de: una educación de calidad (Art.35.1 et 5. Además, es responsable de crear las condiciones de acceso al más alto nivel posible de salud física y mental (Art.44).

Por otro lado amplía las demandas de pensiones a todas las esferas reconociendo el derecho a una seguridad social integral fundada en principios de universalidad, solidaridad, integralidad, unidad, igualdad, suficiencia, participación, sostenibilidad y oportunidad (Art.45).

Extiende el reconocimiento de los derechos sociales al acceso a una vivienda digna y adecuada (Art. 51); al cuidado (Art. 50). a la ciudad y territorio (Art.52). a entornos seguros, libres de violencia (Art.53) y; la seguridad alimentaria (Art.54). En todos los casos será la ley la que establecerá sistemas nacionales públicos a los cuales pueden integrarse los privados.

En lugar de la actual Constitución que limita la sindicalización y la huelga, la PNC extiende el reconocimiento del derecho a la sindicalización, a la negociación colectiva y a la huelga, por rama, sectores y territorios de la producción. (Art.47). La ley definirá la participación en decisiones de la empresa (Art.48) trabajo doméstico (Art.49).

b. Una Constitución Ecológica contra la Crisis Climática

La Propuesta de Nueva Constitución (PNC) promueve un Estado ecológico:[32] Reconoce la naturaleza en cuanto sujeto de derechos, como sistemas naturales preexistentes: “El Estado y la sociedad tienen el deber de protegerlos y respetarlos” (Art.127)  y que las personas y la naturaleza son interdependientes y forman un conjunto inseparable (Art.8). Promete la creación de la Defensoría de la Naturaleza (Arts.148-150).

Captura de ecran con texto Apruebo Constitución Ecológica

Reconoce la relación indisoluble e interdependiente entre la naturaleza, las personas y los pueblos (Art.1; 8) y establece un marco común para enfrentar la crisis climática. Ella consagra los derechos humanos ambientales. Establece como deber del Estado el asegurar un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado mediante la adopción de acciones de prevención, adaptación y mitigación de los riesgos, las vulnerabilidades y los efectos provocados por la crisis climática y ecológica y; adoptar medidas para enfrentarla (Art. 129-1-2).

La actual Constitución establece un sistema de concesión con propiedad privada de aguas, cuya gestión comercial se tradujo en disminución del acceso al que es un bien público en todo el mundo. En el contexto de la crisis climática que se ha traducido en sequía crea zonas de sacrificio. La Propuesta de Nueva Constitución (PNC) restablece el reconocimiento del agua como bien común natural.  Establece el derecho humano al agua y el saneamiento (Art.57). Además del mar territorial, su fondo marino, glaciares y humedales, los campos geotérmicos, el aire y la atmósfera, la alta montaña, entre otros. (Art.134-1-2).

Al respecto, y a diferencia de la actual Constitución, la PNC declara que el agua en todos sus estados es inapropiable (Art.134-4). Las autorizaciones administrativas conforme a la ley para el uso del agua, son temporales y no generan derecho de propiedad (Art.134-5), serán de carácter incomerciable y dependerán de la disponibilidad efectiva de las aguas (Art.142).

c. Primera Constitución Feminista del Mundo

La PNC fue redactada por 77 mujeres y 77 hombres y será la primera feminista del mundo.[33] La Convención Constitucional paritaria y con perspectiva de género, recogió las demandas del movimiento feminista. Por primera vez las mujeres participaron en la elaboración de una constitución. Más de treinta las organizaciones feministas apoyan el “Apruebo”.[34]

Es todo un contraste con la actual constitución donde las “mujeres” aparecen sólo una vez, cuando en 1999, se agregó la frase “hombres y mujeres son iguales ante la ley” (Art.19-2). La PNC la refuerza estableciendo la igualdad sustantiva para “mujeres, hombres, diversidades y disidencias sexuales y de género” (Art.6).

La PNC confirma el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos. Es la primera Constitución latinoamericana en constitucionalizar el derecho a decidir de manera libre e informada sobre su propio cuerpo. (Art.61). Consagra el aborto libre, la educación sexual integral y la paridad de género. La ley regulará el ejercicio de las normas constitucionales.

Además, la PNC, consagra la exigencia de paridad con al menos 50% de mujeres en todos los órganos colegiados del Estado, los órganos constitucionales autónomos; en los directivos de la administración, las empresas públicas, semipúblicas, (Art.6), en organizaciones políticas y listas electorales (Art.161; 163).

Captura de ecran de imagen de mujeres frente a la Biblioteca nacional con un lienzo que dice: feministas por el apruebo

La garantía de igualdad sustantiva (Art. 25-3), incluye el derecho a una vida libre de violencia para todas las mujeres, las niñas, las adolescentes y las personas de las diversidades y disidencias sexuales y de género, en todas sus manifestaciones, tanto en el ámbito público como en el privado, sea que provenga de particulares, instituciones o agentes del Estado, además en estructuras del Estado y en las organizaciones políticas (Art. 27; 163-2)

Finalmente, establece el reconocimiento de la identidad de género. En todas sus dimensiones y manifestaciones (características sexuales, identidades y expresiones de género, nombre y orientaciones socio-afectivas) (Art.64)

d. Del Estado Único al Estado Plurinacional

La Propuesta de Nueva Constitución (PNC) rompe con la tradición del Estado Portaliano, una Nación Única y un Estado Único, muy presente en la actual Constitución. Se pone al día con el derecho internacional y el Convenio 169 de la OIT, al reconocer el derecho a la autonomía y la autodeterminación de 11 pueblos originarios ya reconocidos por el Estado de Chile.[35] Aclarando que, “Chile, en su diversidad geográfica, natural, histórica y cultural, forma un territorio único e indivisible” (Art. 5)

Por otro lado, el Estado reconoce los sistemas jurídicos de los pueblos y naciones indígenas, los que en virtud de su derecho a la libre determinación coexisten coordinados en un plano de igualdad con el Sistema Nacional de Justicia, bajo la autoridad de la Corte Suprema (Art.329). Además fija su aplicación en los territorios de mayoría indígena, estableciendo que la jurisdicción indígena debe: “respetar los derechos fundamentales que establecen esta Constitución y los tratados e instrumentos internacionales sobre derechos humanos de los que Chile es parte” (Art.309-1). La ley establecerá las modalidades (Art.309-2). 

imagen de Camilo Catrillanca. Comunero Mapuche asesinado por carabineros fortleciendo la condena de la criminalización de las reivinficaciones Mapuche.

El reconocimiento de los pueblos originarios se extiende al reconocimiento del plurilingüismo (Art.12), al derecho a crear establecimientos educacionales para conservar sus culturas (Art.36-5); de los emblemas indígenas (Art.13); de la Cooperación fronteriza (Art.14-3).

También la PNC, reconoce los derechos colectivos de los pueblos indígenas en sus territorios (Art.18) y su derecho a ejercerlos (Art.34). Por un lado, reconoce el derecho A consulta  previa y consentimiento en medidas administrativas y legislativas que les afecten en sus territorios, del artículo 169 de la OIT (Art.66). Abre el camino al reconocimiento de la propiedad territorial en la Cámara regional correspondiente a sus territorios (Art.79). Amplia la representación política con la designación de escaños reservados a nivel nacional, regional y comunal donde en número lo justifique (Art.162).

e. De un Estado Centralizado a un Estado Regional

Propone, además cambios en el sistema político que van en el sentido de mayor participación ciudadana y descentralización. Respecto a la Forma de Estado, la Propuesta de Nueva Constitución (PNC) plantea el paso de un Estado Centralizado a un Estado Regional (Art.1.1.). También reduce  en parte el poder omnímodo del ejecutivo en la actual Constitución. Además,  innova con un bicameralismo asimétrico, rompiendo con el bicameralismo “espejo” que obstaculizó los cambios en la actual Constitución, haciendo más permeable el poder legislativo a la voluntad ciudadana. Es así como la cámara de diputados y diputadas concentra lo esencial del poder legislativo, aunque su poder es moderado por una Cámara de las regiones que hará llegar la voz de las regiones en materias constitucionales y que afecten las regiones.

Con ello, favorece el proceso de descentralización en los gobiernos regionales, de comunas autónomas y territorios indígenas.

Captura de ecran de imagen contexto: Nueva Constitución: Descentralización con Participación.

El Capítulo IV de la PNC, favorece la democracia participativa. Tanto de la participación individual como colectiva mediante mecanismos de democracia directa o semidirecta en la vida política, económica, cultural y social del país, a nivel nacional, regional y comunal (Arts. 152-159). Permite, por primera vez, iniciativas populares de ley, de reforma constitucional y de elaboración de una nueva Constitución (Art.383-1; 385-1). Con ello y con la reducción de los quórums, libera el sistema político de importantes bloqueos de la actual constitución actual. Se trata de un cambio de paradigma coincidente con el marco de funcionamiento de Estado social y democrático de derecho.

La extensión de la participación en prevista en la perspectiva de descentralización territorial y Los criterios de autonomía y el espacio regional o comunal de la participación democrática en torno a problemas que competen territorios específicos consagra un primer intento serio de descentralización, con real transferencia de poder y no exclusivamente de desconcentración.


REFERENCIAS


[1] Convención Constitucional. (2022) Propuesta Constitución Política de la República de Chile. 170 pp. Descargar en: https://www.bcn.cl/procesoconstituyente/detalle_cronograma?id=f_copy17_of_chilenas-y-chilenos-eligieron-a-los-155-representantes-de-la-nueva-convencion-constitucional

[2] Coincidimos con este concepto de democracia restringida: “El proyecto político del neoliberalismo configura la democracia como una democracia capitalista, expropiada de sus dimensiones utópicas y normativas en nombre del mercado y de la eficiencia. Se configura una democracia restringida, de corte neoconservador, que despolitiza el concepto de ciudadanía, deslegitima la intervención del Estado, acota el terreno de la política, libera a la economía de las intervenciones políticas y deteriora el alcance y sentido de lo público.” Oscar Mejía Quintana y Carolina Jiménez. (2005) Nuevas teorías de la democracia. De la democracia formal a la democracia deliberativa. Colombia Internacional. No. 62. julio-diciembre 2005. pp. 12-31. Descargar en http://www.scielo.org.co/pdf/rci/n62/n62a02.pdf

[3] La democracia participativa es un sistema de organización política que otorga a los ciudadanos una mayor, más activa y más directa capacidad de intervención e influencia en la toma de decisiones de carácter público. https://www.significados.com/democracia-participativa/  En Chile tiene aspectos de la democracia inclusiva por sus lazos con la respuesta a la crisis climática de Takis Fotopoulos. Ver:  https://transversal.at/transversal/0805/fotopoulos/es

[4] Fernando Atria Lemaitre. La Constitución tramposa. (2013) LOM Ediciones Santiago de Chile, 166 páginas. Descargar en:  https://www.perlego.com/book/2052290/la-constitucin-tramposa-pdf

[5] Marcelo Solervicens. Chile despertó: balance y perspectivas. (2020)  Comentario Internacional. Consultar en: Chile Despertó: Balance y Perspectivas – COMENTARIO INTERNACIONAL (wordpress.com)

[6] Constitución política, Memoria Histórica, Biblioteca Nacional. (2022) Consultado en: http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-92403.html

[7] Javier Couso y Alberto Coddou  (2010). Las asignaturas pendientes de la reforma constitucional chilena. Página 192. En C. Fuentes (ed.). En nombre del pueblo. Debate sobre el cambio constitucional en Chile (pp. 191-263). Santiago de Chile: Heinrich Böll Stiftung. Descargar en: file:///F:/comentarios/2022/ConstitucionChile/c_Javier_Couso_Las_Asignaturas_pendient%20(1).pdf

[8] Jaime Guzmán, El camino político. (1979) Revista Realidad, Año 1, No. 7, página 19. (pp.. 13.23). Archivo Fundación Jaime Guzmán. Consultado en: https://archivojaimeguzman.cl/index.php/revista-realidad-ano-1-n-7

[9] Claudio Ponce. Chile: 45 años de democracia restringida. (2018) Tesis 11. Consultado en: https://www.tesis11.org.ar/chile-45-anos-de-democracia-restringida/ 

[10] Marcelo Solervicens. Los movimientos sociales y los desafíos de la izquierda. (1993). Revista última década, número 1. Pp.104-121. Descargar en Revistas académicas de la Universidad de Chile. Consultado en: https://ultimadecada.uchile.cl/index.php/UD/article/view/55616/58542

[11] Daniel Fernández Cañueto. (2021). Chile: de la democracia limitada de Pinochet al proceso constituyente de 2020. Revista de Estudios Políticos, 193, 175-‍211.  https://recyt.fecyt.es/index.php/RevEsPol/article/view/91399/66575

[12] Marcelo Solervicens. Kast y Boric van al balotaje presidencial. (2021) Comentario Internacional. Consultar en: Chile: Kast y Boric van al balotaje presidencial – COMENTARIO INTERNACIONAL (wordpress.com)

[13] Daniel Fernández Cañueto. (2021). Chile: de la democracia limitada de Pinochet al proceso constituyente de 2020. Revista de Estudios Políticos, 193, 175-‍211.  https://recyt.fecyt.es/index.php/RevEsPol/article/view/91399/66575

[14] Carolina Véliz. (2020) Reformas de 2005: Por qué le llaman la “Constitución de Lagos” y qué tan distinta es de la original de 1980. CNN Chile. Consultar en: https://www.cnnchile.com/plebiscito2020/reformas-2005-por-que-constitucion-lagos_20201015/ 

[15] Biblioteca del Congreso Nacional. Proyecto de Reforma Constitucional. (2016) Boletín No. 11.617-07.  Consultado en: https://ia801404.us.archive.org/11/items/los-movimientos-sociales-y-la-nueva-constitucion/Los-Movimientos-Sociales-y-la-Nueva-Constituci%C3%B3n.pdf  https://obtienearchivo.bcn.cl/obtienearchivo?id=documentos/10221.1/76296/1/Mensaje%20Pdta.Bachelet.pdf

[16] Gobierno de Chile. Discurso de S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet Jeria, al firmar proyecto de Ley de Reforma Constitucional que establece una Nueva Constitución para Chile. 6 de marzo de 2018. Consultado en: https://prensa.presidencia.cl/lfi-content/uploads/2018/03/mar062018arm-pdl-nueva-constitucion.pdf

[17] Equipo Eco. (2022) Los Movimientos Sociales y la Nueva Constitución. Apuntes sobre sus logros y desafíos. Consultar en:

[18] Gabriel Salazar. (2019) El “”reventón social” en Chile: una mirada histórica. Ciper. Consultar en: https://www.ciperchile.cl/2019/10/27/el-reventon-social-en-chile-una-mirada-historica/ 

[19] Marcelo Solervicens (2019) Chile: ¿Nueva Constitución sin el Movimiento Social? 16 de noviembre de 2019. Le Monde Diplomatique. https://www.lemondediplomatique.cl/chile-nueva-constitucion-sin-el-movimiento-social-por-marcelo-solervicens.html

[20] Luis Bahamondes G. (2022) Reseña del libre: Carlos Peña y Patricio Silva (editores), La revuelta de octubre en Chile. Orígenes y consecuencias. Santiago de Chile FCE, 2021. 170 p. Consultar en: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0124-40352022000100006

[21] Carlos Ruiz Encina, Benjamín Sáez (2012) La irrupción de los hijos de la modernización. Análisis del año. (14), 27-43. Consultado en: https://www.aacademica.org/httpwww.nodoxxi.cl/15.pdf . También del mismo autor: (2020) Octubre chileno, La irrupción de un nuevo pueblo. Consultar reseña o comprar en: https://www.nodoxxi.cl/publicaciones/octubre-chileno/ 

[22] Mónica Iglesias Vásquez. Lo social y lo político en Chile: Itinerario de un desencuentro teórico y práctico. (2015) Revista Izquierdas, número 22, enero de 2015. pp. 227-250. Consultado en: https://www.scielo.cl/pdf/izquierdas/n22/art10.pdf

[23] Constitución Política de la República (Texto actualizado a diciembre de 2019) Consultado en: https://cdn.digital.gob.cl/filer_public/ae/40/ae401a45-7e46-4ab7-b9d3-1f7cc5afa9d6/constitucion-politica-de-la-republica.pdf

[24] Lucía Miranda Leibe. ¿Estabilidad o representatividad en Chile? Esa es la cuestión. (2013) Elites Parlamentarias Latinoamericanas. Boletín 45. Consultado en: https://www.researchgate.net/publication/264382977_Estabilidad_o_representatividad_en_Chile_Esa_es_la_cuestion

[25] Noam Titelman. Cambiar o morir: la crisis terminal de los partidos políticos chilenos. (2021). Ciper Académico. Consultado en: https://www.ciperchile.cl/2021/06/18/cambiar-o-morir-la-crisis-terminal-de-los-partidos-politicos-chilenos/ 

[26] Noam Titelman. Cambiar o morir: la crisis terminal de los partidos políticos chilenos. (2021) Ciper Académico. Consultado en: https://www.ciperchile.cl/2021/06/18/cambiar-o-morir-la-crisis-terminal-de-los-partidos-politicos-chilenos/ 

[27] Roberto Gargarella. Diez puntos sobre el cambio constitucional en Chile. NUSO no. 285. Enero Febrero de 2020, Nueva Sociedad. Consultado en:  https://nuso.org/articulo/diez-puntos-sobre-el-cambio-constitucional-en-chile/ 

[28] Michel Krennerick y Manuel Eduardo Góngora (2006) Los derechos sociales en América latina. Desafíos en justicia, política y economía. Centro de derechos humanos de Núremberg. Descargar en: https://d-nb.info/991073835/34

[29] Axel Dourojeanni y Andrei Jouravlev. El código de Aguas de Chile : entre la ideología y la realidad.(1999) CEPAL Serie recursos naturales e infraestructura. 84 páginas. Consultar en: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/6380/1/S9910680_es.pdf

[30] Constitución Política de la República (Texto actualizado a diciembre de 2019) Consultado en: https://cdn.digital.gob.cl/filer_public/ae/40/ae401a45-7e46-4ab7-b9d3-1f7cc5afa9d6/constitucion-politica-de-la-republica.pdf

[31] Constanza Ávila. (2021) Chile: El país más desigual de la OCDE. Consultar en: https://fundacionsol.cl/blog/actualidad-1/post/chile-el-pais-mas-desigual-de-la-ocde-5063

[32] Javiera Paz Lecourt, Mariana Cruz. (2022)  Hacia un Estado ecológico: análisis y desafíos ambientales de la nueva constitución. Heinrich Böll Stiftung. Descargar en: https://cl.boell.org/sites/default/files/2022-07/hacia_un_estado_ecologico.pdf

[33] Silvia Peña, Natalia Espinoza C y Valentina Paredes(2022) El peso del voto femenino en el plebiscito de salida: “De aprobarse, tendremos la primera Constitución feminista del mundo”, 13 de julio. El Mostrador. Consultar en: https://www.elmostrador.cl/braga/2022/07/13/el-peso-del-voto-femenino-en-el-plebiscito-de-salida-de-aprobarse-tendremos-la-primera-constitucion-feminista-del-mundo/ 

[34] Cristián Neira. (2022) Feministas históricas declaran su apoyo al Apruebo en el plebiscito de salida. 29 de julio de 2022. El Desconcierto. Consultar en: https://www.eldesconcierto.cl/nacional/2022/07/29/feministas-historicas-declaran-su-apoyo-al-apruebo-en-el-plebiscito-de-salida.html

[35] Gobierno de Chile (2008) Informe de la Comisión Verdad Histórica u Nuevo Trato con los Pueblos indígenas. Memoria chilena. Descargar en: http://www.memoriachilena.gob.cl/602/articles-122901_recurso_2.pdfm